El Blog de SOTAM

Nuevas cuotas de autónomos. Cómo calcular los rendimientos netos

El nuevo sistema de cotización de los autónomos, que entrará en vigor el 1 de enero del 2023, se basa en los rendimientos netos de la actividad (o actividades) para conocer la base por la que debes cotizar, y por tanto el importe de la cuota a pagar. 

En este artículo nos vamos a centrar en uno de los aspectos más complejos, que es cómo se debe calcular ese rendimiento neto. 

Este nuevo sistema queda reflejado en el Real Decreto-Ley 13/2022., del 26 de julio. Además, desde el gobierno han delimitado el concepto de rendimiento neto aplicable de la siguiente forma: 

Los rendimientos netos se calcularán deduciendo de los ingresos todos los gastos producidos en ejercicio de la actividad y necesarios para la obtención de ingresos del autónomo.  

Sobre esa cantidad, se aplica adicionalmente una deducción por gastos genéricos del 7% (3% para los autónomos societarios).  

El resultado serán los rendimientos netos y esa será la cifra que determinará la base de cotización y la cuota correspondiente.” 

Vamos a ver con detalle cada uno de estos conceptos.

¿Cómo puedo calcular el rendimiento neto del ejercicio? 

La fórmula para calcularlo es sencilla: Ingresos – Gastos deducibles = Rendimiento neto  

Vamos a ver cada parte de está formula con detalle: 

A.- Ingresos del ejercicio

Para calcular los ingresos del ejercicio se tendrán en cuenta todos los rendimientos anuales obtenidos por los trabajadores autónomos en el ejercicio de sus actividades económicas, empresariales o profesionales, y se calculará de acuerdo con lo previsto en las normas del IRPF. 

El cálculo de los rendimientos en el caso de los autónomos societarios se efectuará según su participación en los fondos propios de la sociedad, en la forma que se determine en el futuro desarrollo reglamentario. 

B- Gastos deducibles

En el capítulo de gastos deducibles, serán todos aquellos producidos en el ejercicio de la actividad y necesarios para su obtención 

Esto nos obliga a conocer qué se considera gastos deducibles, ya que el riesgo de incluir gastos no deducibles puede afectar a la cuota, generando posibles recargos e intereses de esa cuota.  

Para que un gasto sea deducible tiene que reunir 4 requisitos: 

    • Tiene que estar vinculado a la actividad. Que pueda demostrase que corresponde a tu actividad y no a la vida privada 
    • Que esté siempre justificado con una factura correcta con los datos completos del emisor, receptor y desglose del IVA.  
    • Tiene que estar registrados en contabilidad en los libros de gastos o inversiones.  
    • Y si además lo puedes pagar con tarjeta, transferencia mucho mejor. Hay que tratar de evitar el pago en efectivo.

C.- Deducción del 7% (o del 3% para societarios)

El nuevo sistema, incorpora una deducción adicional por gastos genéricos del 7% para los autónomos individuales y un 3% para los autónomos societarios. Esta deducción se considera un gasto deducible más.

Este porcentaje se aplica sobre el resultado de calcular ingresos menos gastos obtenida anteriormente.   

El resultado de Ingresos – gastos – deducción serán los rendimientos netos anuales y esa será la cifra que determinará la base de cotización y la cuota correspondiente.  

Distribución del rendimiento anual entre los meses de actividad

Una vez que tengamos el rendimiento neto anual, lo tendremos que distribuir proporcionalmente durante el periodo de actividad. 12 meses si es completo o los meses que resulten si es menos de un ejercicio completo.  

De esta manera ya obtendremos el rendimiento neto anual, y esa cantidad es que determinara mi base de cotización mínima y máxima en función del tramo en cuestión.  

Cómo ves, el nuevo sistema de cotización va a obligar a los autónomos a conocer sus ingresos y gastos reales. Por eso, ahora más que nunca es necesario hacer una planificación y llevar un control tanto de los ingresos como de los gastos deducibles, y por ende de los cobros y pagos.  

En este nuevo sistema, tanto la Tesorería como la AEAT, van a cruzar los datos para calcular ese rendimiento neto y será muy importante que cumplamos con los plazos y seamos rápidos, para no generar diferencias de pago que puedan alejar la imagen fiel de la situación financiera y/o patrimonial del autónomo.  

Ejercicio 2023: Estimación inicial de ingresos y gastos

Para calcular la base que se va a aplicar los primeros meses del año 2023, el primer ejercicio que hay que realizar es calcular los ingresos que estimes que vas a tener en el ejercicio 2023, y qué gastos deducibles, también previstos.   

Este cálculo es aconsejable realizarlo para todo el año 2023 y luego mensualizarlo.  

Ahora bien, ¿Cómo estimo ingresos y gastos futuros? 

Los ingresos los podemos estimar por líneas de negocio. Puedes apoyarte en la facturación de ejercicios anteriores, modificada con las previsiones que tengas de subidas o bajadas de ingresos (clientes nuevos, por ejemplo)  

Para los gastos, es recomendable tener una lista con los principales gastos deducibles. Algunos de estos gastos pueden ser:   

    • Consumos de explotación: Compra de stocks, mercaderías, materias primas, etc.  
    • Sueldos y salarios, y otros gastos de personal. Sueldos, dietas, gastos de viajes, etc. 
    • Seguridad social a cargo de la empresa. Cotizaciones a la Seguridad social de los trabajadores, cuotas del propio autónomo. 
    • Arrendamientos: Alquileres, leasing, renting, etc. 
    • Seguros: Local, responsabilidad civil, seguros de salud del autónomo, cónyuge e hijos que cumplan los requisitos.
    • Servicios de profesionales independientes: asesorías, gestorías, notarios, abogados, etc.   
    • Desplazamientos, transportes. 
    • Gastos financieros: Intereses de préstamos y créditos, gastos de descuento de efectos, intereses de demora por aplazamientos,  
    • Suministros: Luz, agua, gas, telefonía e internet.  
    • Tributos fiscalmente deducibles: IBI (Impuesto de Bienes inmuebles) ; IAE (Impuesto de actividades económicas) 

La lista puede ser más amplia, así que nuestra sugerencia es que solicites a tu asesor o gestoría que te pase esta información.  

Otra opción es la contratar a un experto que te pueda ayudar con esta tarea. Al final se trata de tener una planificación y control que va a ser fundamental para la supervivencia financiera de vuestro negocio.  

Haciendo esto, además de cumplir lo que marca la Seguridad Social, tendrás controlado el rendimiento neto de tu negocio o actividad económica, así como las desviaciones que puedas tener cada mes y tomar las acciones pertinentes, antes de que se conviertan en un problema. 

 

¿Te ha gustado este artículo? Te invitamos a que lo compartas. 

 Desde SOTAM podemos ayudarte con la gestión y control de los números de tu empresa, para que sea más rentable y puedas tomar mejores decisiones.  

Imagen: Foto de Towfiqu barbhuiya en Unsplash

Comparte esta entrada: