Soluciones operativas y tecnológicas a medida

Working Capital: 4 Puntos clave para controlarlo en tu negocio

El Working Capital o flujo de caja, es algo que toda empresa debe tener al día y controlado. ya que hace referencia a las entradas y salidas de dinero.

En el siguiente gráfico, se puede apreciar como sería el ciclo de caja o de Working Capital. En función del tipo de negocio, podrá variar si hay o no inventario.

 

Ciclo de Working Capital

Ciclo de Working CapitalEn este artículo no vamos a entrar en como hacer el flujo de caja, sino en dar unas pautas para mantener el flujo de caja bajo control, y mencionar los diferentes tipos que existen. 

El flujo de caja, o Working Capital en inglés, hace referencia a las entradas y salidas netas de dinero en efectivo que tiene la empresa. Al mismo tiempo, el flujo de caja facilita información acerca de la capacidad económica que tiene la empresa para hacer frente a las deudas, de lo que se puede deducir el estado de la empresa.

En definitiva, es una buena herramienta para medir el nivel de liquidez de una empresa pues indica si esta se encuentra en una situación sana económicamente.

 

4 Puntos clave para controlar y mejorar el Working Capital

  • Vigila los ciclos de tu negocio: Cada negocio es diferente. Esto que parece una obviedad no lo es, ya que, aunque tengan aspectos en común, cada negocio, en esencia, es diferentes a todos los demás. Por lo tanto, debes conocer en profundidad tu negocio y ser capaz de identificar los ciclos para hacer previsiones. De esta manera, serás capaz de sacarle el máximo partido a la producción y el flujo de caja de ejercicios anteriores puede ayudarte mucho. Si analizas, como decimos, los datos de ejercicios pasados, puede detectar los gastos e ingresos asociados a cada ciclo y reservar una partida de dinero para pagarlos cuando llegue el momento o saber cuándo puedo llegar un ingreso. Por ejemplo, en el caso de la materia prima. Este análisis también te permitirá prepararte para afrontar antes de tiempo épocas de mayor o menor actividad.

 

  • Gestión eficaz de los clientesAlgo básico que debes saber es que, para mantener el flujo de caja positivo, el dinero debe entrar, mínimamente, al mismo ritmo que sale. Para mantener este equilibrio será necesario que reduzcas al máximo el tiempo que tardan tus clientes en pagarte las facturas. Trata de anticiparte realizando una gestión preventiva del cobro e intenta negociar instrumentos que permitan antipación del dinero. Si tienes una tienda, el cobro es instantáneo, pero en otros sectores el pago se gira a 30, 60, 90, 120…. 210 días, por norma general. (Dependiendo sectores y clientes)

 

  • Negociación con proveedoresLlega a acuerdos con tus proveedores que os beneficien a ambos, pero asegúrate que coincida con los ciclos positivos de tu negocio. Elige los momentos en los que el flujo de caja de tu negocio es favorable para hacer frente a los pagos. Acuerda un día de pago al mes. Propón descuentos por pronto pago. Ofrece instrumentos de pago que mejoren tu tesorería, en caso de necesidad.

 

  • Control del stock/Inventario: Ten en cuenta que si tienes tu almacén lleno de materia prima esto significa liquidez inmovilizada. Si lo inviertes todo en tener un stock grande, es dinero que no lo tendrás disponible para pagar otras cosas que sean necesarias. Por lo tanto, es importante que lleves un control de tu stock y que tengas solo lo necesario para cada momento, pero ojo, sin quedarte sin existencias. Y aquí volvemos a la importancia de entender bien tu negocio y conocer sus ciclos. Establece un stock de seguridad y una correcta previsión de la demanda.

 

Tipos de Flujo de Caja

Hay tres tipos de flujos de caja que debes diferenciar:

 

  • Flujo de caja de operaciones (FCO): es el dinero ingresado o gastado por actividades directamente relacionadas con la empresa. Ingresos por ventas y gastos por pago a proveedores.

 

  • Flujo de caja de inversión (FCI): es el dinero ingresado o gastado que tiene la empresa de acuerdo con las inversiones que posea. Por ejemplo, maquinaria.

 

  • Flujo de caja financiero (FCF): es el dinero ingresado o gastado en operaciones directamente relacionadas con el dinero, como por ejemplo la compra de una parte una empresa, pago de un préstamo o el pago de intereses.

 

 

 

Comparte esta entrada: