Soluciones operativas y tecnológicas a medida

PLAZOS LEGALES DE PAGO A PROVEEDORES AÑO 2020

El cobro y pago de facturas sigue siendo un quebradero de cabeza a autónomos y pymes.

 

Con el fin de erradicar los impagos y la morosidad en las operaciones comerciales, se creó la Ley 3/2004, de 29 de diciembre. Sin embargo, esta medida no llegó a ser efectiva y los plazos de pago de las facturas seguían siendo demasiado elevados.

 

Una vez más, se han tomado medidas al respecto. Se han introducido modificaciones a la anterior ley, incorporadas ahora por la Ley 15/2010, de 5 de julio, que establecen un plazo máximo de pago de las operaciones comerciales, tanto entre las propias empresas como de las empresas con la Administración. Tiene como objetivo mitigar las graves consecuencias que le supone a las empresas no recibir a tiempo el pago de las facturas, lo que les hace entrar en riesgo de insolvencia.

 

¿Cuáles son los plazos de pago de facturas por parte de un autónomo, de una empresa o de la Administración Pública con la aprobación de la última ley?

Plazos legales de pago a proveedores año 2020

30 días naturales después de la fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios con independencia de la fecha que marque la factura recibida con anterioridad. Esto lo que marca el artículo 4 de la Ley de Morosidad como plazo de pago a un proveedor en caso de que no haya fijado fecha de pago en el contrato.

En el supuesto de que las partes implicadas hayan negociado un día concreto de pago, el plazo nunca ha de superar los 60 días naturales tras la recepción de la factura.

En caso de que no se trate de una única factura sino que sean varias en una misma, bajo lo que se conoce como factura recapitulativa, el plazo de pago que no debe superar los 60 días se inicia a mitad del periodo de la factura.

Los contratos establecidos por parte de un profesional o una empresa con la Administración también están sujetos al plazo límite de pago de 30 días.

Es importante recordar que la Administración solo permite la factura en formato electrónico.

¿Qué ocurre en caso de superar el plazo legal de pago de facturas?

La importancia de cobrar a tiempo es fundamental para que el trabajo y el esfuerzo de las empresas tengan una justa recompensa. Básicamente, si no cobro, no pago y toda la cadena comercial se deteriora gravemente, perjudicando a todas las empresas.

La legislación permite que el proveedor pueda solicitar una indemnización y exigir el cobro de intereses por cada día de retraso. Tendrá derecho a ellos cuando haya cumplido con sus obligaciones y no haya recibido a tiempo el importe adeudado (salvo que el deudor demuestre que no es responsable del retraso).

  • Intereses de demora: se pueden determinar en el contrato. Si no es así, se tomará el aplicado por el Banco Central Europeo a su última operación de financiación más ocho puntos. Interés de demora primer trimestre 2020.

 

  • Indemnización. El proveedor tiene derecho a aplicar un cargo directo de 40 euros sin petición expresa. Además, puede reclamar los gastos debidamente acreditados debidos a la mora. La indemnización total no podrá exceder del 15% de la deuda en cuantías superiores a 30.000 euros.

 

Antes de aplicar estas medidas es apropiado realizar una reclamación amistosa e intentar llegar a algún acuerdo con el cliente para facilitarle el pago.

De no ser posible el acuerdo se puede proceder a la reclamación por vía judicial.

Para el requerimiento hay una opción ágil y menos costosa, muy útil para negocios más pequeños: el procedimiento monitorio. Es un proceso válido para reclamar cualquier deuda dineraria. En primera instancia no necesita abogado ni procurador y se acude directamente al Juzgado documentando la deuda.

Más información en info@sotam.es o rellenado este formulario.

Comparte esta entrada: