Soluciones operativas y tecnológicas a medida

6 Ratios financieros clave para una Pyme o Emprendedor

Seis ratios financieros clave para una PYME o emprendedor

 

Crear una empresa es una ardua tarea de trámites administrativos, legales y burocráticos. Así que se requiere mucha voluntad, esfuerzo y dedicación, y la salud financiera de nuestra empresa o negocio es muy importante.

Levantar o crear una marca exige saber un poco de todo, así que en este articulo vamos a tratar de poner algo de luz sobre los ratios financieros para analizar y conocer la situación de nuestra empresa o empresas de la competencia.

Hay muchos ratios financieros, pero en este artículo nos vamos a centrar en seis, que ha nuestro juicio y en función de la experiencia adquirida, consideramos que son los más importantes:

  • Ratio de Solvencia
  • Ratio de Liquidez
  • Ratio de Endeudamiento
  • Ratio de Tesorería
  • Ratio de Apalancamiento
  • Fondo de maniobra (Working Capital)

 

Los ratios son importantes, ya que son unos indicadores de gestión que nos ayudan a tomar decisiones. Conocer los ratios, saber interpretarlos y sobre todo aplicarlos, nos ayudarán a gestionar mejor la empresa.

En el siguiente artículo te ayudamos a, analizar los ratios, la formula para calcularlos, y los valores óptimos para las empresas.  Los ratios parten de las cuentas anuales de una empresa.

Las cuentas anuales de una empresa sirven para múltiples funciones, pero sobre todo hay que entenderlas como algo totalmente vivo. No como algo que se guarda y se archiva, sino como un conjunto de información del que podemos extraer múltiples y valiosas informaciones. Para eso, nada mejor que usar los ratios financieros.

Antes de empezar a explicar los ratios vamos a asentar las bases y definir de forma clara el concepto del que estamos hablando.

 

¿Qué son los ratios?

Un ratio, sea este financiero o no, es una relación o división entre dos elementos que suele ser expresado en forma de porcentaje (o, en su defecto, en forma de tanto por uno). Vamos, que este es un concepto matemático básico… que complicaremos a continuación al meterlo en la esfera empresarial.

 

De esta forma, los ratios financieros son aquellos que obtenemos a partir del análisis contable de las cuentas anuales de una empresa. Son ratios que interpretan la situación económica-financiera de un negocio comparando diferentes masas patrimoniales del balance de situación.

 

 

Ratio de Solvencia

El ratio de solvencia es un indicador que mide la capacidad de un negocio para hacer frente a sus deudas, si necesita responder con sus activos. Es un ratio que se expresa como la relación entre Activo (indica cuántos euros tiene la empresa, por cada euro de deuda) y Pasivo usando la siguiente fórmula:

 

RATIO DE SOLVENCIA = ACTIVO / PASIVO

 

El resultado obtenido será indicativo de si los bienes de una empresa serían capaces de cancelar las deudas y obligaciones. Por lo tanto, su valor óptimo debería ser el de 1.5. Por encima de este ratio, la empresa puede afrontar las deudas sin problemas. Un resultado por debajo, nos encontramos con problemas de solvencia, por lo que tendríamos que aumentar el activo y reducir el pasivo.

 

Ratio de Liquidez

El ratio de liquidez muestra la capacidad de una empresa para afrontar el pago de sus deudas a corto plazo (teniendo en cuenta que suele considerarse como corto plazo cualquier plazo inferior a un año). Aquí las masas patrimoniales que intervienen son el Activo Corriente y el Pasivo Corriente, lo que arrojaría la siguiente fórmula:

 

RATIO DE LIQUIDEZ = ACTIVO CORRIENTE / PASIVO CORRIENTE

 

Ten en cuenta que el Activo Corriente se refiere a la suma de las existencias, la tesorería y los derechos de cobro a corto plazo. El Pasivo Corriente, por su parte, engloba las deudas a solventar en menos de un año. Su valor óptimo, entonces, se sitúa en 1 o a 100%.

Pero, ojo, porque este es uno de esos ratios financieros con truco. Podrías pensar que un ratio de liquidez muy superior a 1 es algo positivo, pero no del todo. Este tipo de ratios elevados, en este caso concreto, podrían ser indicativos de un exceso de activos ociosos de los que no se obtiene ni se podría obtener rentabilidad.

 

Ratio de Endeudamiento

El ratio de endeudamiento calcula la proporción en que un negocio depende de terceros (como, por ejemplo, entidades bancarias, accionistas o acreedores). Una empresa tiene dos vías de capitalizarse: propia, a través de sus socios; y ajena, con créditos y otros mecanismos que generan deuda. Su fórmula pone en relación la deuda total con el valor de los recursos propios de la siguiente forma:

 

RATIO DE ENDEUDAMIENTO = PASIVO / PATRIMONIO NETO

 

En este caso, hablamos de Pasivo como el total de las deudas reclamables a terceros, mientras que el patrimonio neto se obtiene a partir de la suma de todos los recursos que la empresa no ha de devolver en plazo alguno (es decir: capital social, reservas, etc.). Aquí la cosa se complica, ya que el ratio de endeudamiento ideal estaría entre 0.4 y 0.6. O dicho de otra forma: las deudas de una empresa han de suponer entre el 40% y el 60% de sus recursos propios.

 

Ratio de Tesorería 

El ratio de tesorería mida la capacidad de solvencia en el día a día de una empresa. Guarda similitud, entonces, con otro de los ratios financieros que ya hemos comentado: el ratio de solvencia. La diferencia es que aquel mide la solvencia en general, pero este va un paso más allá en la inmediatez. Se calcula siguiendo la siguiente fórmula:

 

RATIO DE TESORERÍA = DISPONIBLE + REALIZABLE / PASIVO CORRIENTE

 

Puede parecer el más complicado de los ratios financieros, pero en verdad no es para tanto si sabemos que el disponible es el dinero del que la empresa puede disponer de forma inmediata y que el realizable son los derechos de cobro que podrían ser transformados en dinero de forma veloz. Su valor recomendado es, entonces, de 1, o un poco por encima de 1.

 

Apalancamiento Financiero

El ratio de apalancamiento financiero nos enseña cuándo nos interesa acudir al apalancamiento financiero a la hora de aumentar el importe de una inversión determinada. Aunque suena complejo, el apalancamiento financiero es tan simple como hacer uso de fondos externos para realizar una inversión.

 

RATIO DE APALANCAMIENTO FINANCIERO =  (ACTIVO / FONDOS PROPIOS)  x  (BAT / BAIT)

 

La fórmula es un poco más compleja que las anteriores, pero no mucho más, y en realidad implica dos ratios multiplicándose: el apalancamiento (Activo / Fondos Propios) y el resultado económico BAT / BAIT. El BAT es el beneficio antes de impuestos y el BAIT antes de intereses e impuestos.

Si este ratio es mayor que 100%, indica que es rentable recurrir a financiación ajena, pero es importante destacar que el ratio de apalancamiento financiero no habla de riesgo. Esta situación implica un riesgo doble: una inversión y un endeudamiento.

 

 

Fondo de maniobra

El fondo de maniobra no es un ratio en forma de división, sino de resta, y por tanto no puede expresarse como un porcentaje. Indica el grado de solvencia de la empresa, la capacidad que tiene de liquidar sus deudas a corto plazo. Puede calcularse de dos formas distintas:

 

FONDO DE MANIOBRA  =  ACTIVO CORRIENTE  –  PASIVO CORRIENTE

FONDO DE MANIOBRA  =  PATRIMONIO NETO + PASIVO NO CORRIENTE  –  ACTIVO NO CORRIENTE 

 

Este cálculo es muy importante porque nos indica, primero, si tenemos capacidad para pagar todas nuestras deudas a corto plazo usando recursos a nuestro alcance (si sale positivo) y, segundo, cuánto nos sobra del líquido para destinar a otros proyectos.

Para contar con una empresa sólida y saludable a nivel financiero lo primero que necesitamos es un balance de situación actualizado y saneado del que tomar los distintos datos para los ratios que hemos comentado.

 

Desde SOTAM podemos ayudarte con el diagnóstico financiero de tu empresa y así poder evitar posibles problemas financieros en el futuro.

Si quieres envianos un e-mail a info@sotam.es o una solicitud de información en este formulario

 

 

 

 

 

Comparte esta entrada: