5 errores comunes a la hora de solicitar financiación

5 errores frecuentes a la hora de solicitar financiación

5 errores comunes a la hora de solicitar financiación

La liquidez es como el santo grial de las empresas, y más debido a la actual situación económica.

La mayoría de las empresas, pymes y los autónomos necesitan financiación en algún momento de su vida, ya sea al inicio de la actividad empresarial, bien para el mantenimiento de la actividad (existe un problema temporal de liquidez) o porque está en una etapa de crecimiento o internacionalización empresarial.

Existen diferentes opciones (financiación interna y externa) e instrumentos de financiación, pero no todas son todas iguales ni valen para lo mismo.

 Cinco errores comunes a la hora de solicitar financiación

  1. No tener claro que voy a financiar y elegir el tipo de financiación inadecuado

Escoger instrumentos de financiación que no se ajustan a nuestras necesidades. Lo primero que debemos tener claro, es para qué necesitamos la financiación.

  • Financiar el circulante
  • Inversiones en equipo productivo
  • Inversiones en inmuebles
  • Inversiones en innovación
  • Expansión en el mercado nacional / internacional
  • Otros….

Una vez que lo tenemos claro, debemos escoger el tipo de financiación

  • Financiación Interna
  • Financiación Externa

En función de las necesidades acudiremos a uno u otro, o a ambos, ya que veces que la financiación externa suele ser un complemento de la interna.

Es importante saber qué instrumento de financiación solicitar:  Un crédito a corto plazo para cubrir necesidades a largo plazo, hará que tengas que amortizar el crédito antes de que la inversión comience a dar sus frutos, lo cual pondrá en una situación financiera y de caja muy delicada a la empresa, sino se cuenta con recursos suficientes.

Hay instrumentos más apropiados para financiar operaciones a corto y otros más específicos para operaciones a largo plazo.

  1. Endeudamiento excesivo

 

Solicitar una financiación excesiva, más allá de las posibilidades reales de la pyme, es un error que suele pagarse caro. No nos olvidemos que los préstamos, créditos, etc… hay que devolverlos.

Como regla general, el nivel de endeudamiento no debe superar 3 veces el EBITDA, (Beneficio Bruto de Explotación antes de deducir los gastos financieros. Si la empresa está creciendo y vas a destinar esa financiación a impulsar la expansión de tu pyme o proyectos grandes, la deuda puede ser mayor, pero aun así no debe superar 5 veces el EBITDA.

Nuestro consejo, es que pidas la financiación que necesites, haciendo este cálculo.

 

  1. Apostar por la concentración bancaria

 

Un error habitual a la hora de financiar la pyme consiste en concentrar toda la deuda en una sola entidad bancaria, generalmente porque es con la que se trabaja. El problema es que, si el banco reduce sus niveles de riesgo, es probable que tengas dificultades para refinanciar la deuda porque aumentarán las tasas de interés.

Depende del tamaño de la empresa, pero lo ideal es trabajar con 2 o 3 entidades financieras, utilizando cada una de ellas, en función de nuestras necesidades o de los productos que podemos necesitar. La estrategia de diversificación que empleamos con clientes y proveedores, también es bueno hacerla con las entidades financieras, de cara a reducir nuestro riesgo con ellos.

 

  1. No buscar alternativas a la financiación tradicional préstamos o créditos

 

¿Conoces todos los instrumentos que existen?  ¿Cómo se financia la pyme en española?

Según un estudio realizado en 2018 por Cesgar, el 28,2 % de las pymes españolas recurrieron a una línea de crédito y el 20,6 % a un préstamo bancario para satisfacer sus necesidades de financiación. Más allá del crédito bancario, que a menudo implica tener unas tasas de interés elevadas y plazos de amortización demasiado cortos, existen otras formas de financiación

Cómo se financia la pyme española

Antes de pedir un crédito, es importante valorar las diferentes opciones y elegir la que mejor satisfaga las necesidades. El leasing y el renting, por ejemplo, son dos opciones que están creciendo en popularidad entre las pymes, ya que son alternativas excelentes para utilizar determinados bienes o inmuebles sin necesidad de comprarlos. Además, al no considerarse crédito bancario, no afectan a la capacidad crediticia de tu pyme ni computan como riesgo bancario.

  1. No tener en cuenta los plazos e importes de amortización

 

Antes de firmar un crédito, es importante que te asegures de que podrás cumplir con los plazos de amortización previstos. Un error común es ser demasiado optimistas con las previsiones y pensar que puedes saldar la deuda rápidamente. Para evitar esta situación es importante que estimes cuánto tiempo necesitarás para recuperar la inversión y luego añadas, al menos, seis meses más para estar seguro de que podrás cumplir con los plazos. Ten en cuenta que incumplir los plazos no solo afectará al historial crediticio de tu pyme, dificultando el acceso futuro a otros créditos, sino que también aumentarán los intereses a pagar.

Para esto es muy importante realizar un plan de tesorería, actualizarlo periódicamente y así podremos ir viendo si vamos a cumplir con lo pactado o tenemos que renegociar. Tenemos que ser realistas con las previsiones de ventas, resultados y tesorería.

Desde SOTAM ayudamos con la previsión de tesorería, búsqueda de financiación para mejorar la liquidez en las empresas. Acelera tu flujo de caja y apuesta por SOTAM hoy mismo.

Si quieres envíanos un e-mail a info@sotam.es o una solicitud de información en este formulario.